Los niños en edad escolar

Lic. María Julia Calderone.

 

A lo largo de los años, la escuela fue adquiriendo distintos sentidos para la sociedad y por lo tanto para los sujetos que allí asistían. Hace muchos años atrás, la educación era pensada como uno de los únicos medios de ascenso social. Es decir, que aquel que estudiaba era quien podía acceder a un escalón social superior del que provenía. Si bien esta creencia no ha sido desechada del todo, existen otros modos de ascenso social más valorados por las nuevas generaciones. Hoy en día, este sentido que tenía la escuela años atrás se ha ido modificando. 

Luego de la reciente crisis socio-económica que atravesó nuestro país, las alianzas con algunas instituciones sociales se vieron resquebrajadas. Entre esas instituciones podemos ubicar a la escuela. La desilusión y la desesperanza de aquellos años de crisis se vieron reflejadas en la posición de la gente respecto del Estado. Estos eventos trajeron aparejados algunos cambios, entre ellos dificultades en la relación con los representantes de  la autoridad. Este patrimonio social fue transmitido a las siguientes generaciones quienes están siendo carne de las consecuencias de aquello vivido. Los niños que acuden hoy a la escuela no son como los niños que acudían años atrás. Los cambios sociales han dejado marcas subjetivas. Hoy en día es más común encontrar pequeños que desafían la autoridad del maestro que aquellos que la respeten como antaño.

 Los niños permanecen largas jornadas en la escuela durante gran cantidad de  años. Es por este motivo, que muchas de las cuestiones que los aquejan suelen evidenciarse notablemente allí. Por ejemplo: es común observar problemas de aprendizaje, problemas de conducta tal como lo nombrábamos más arriba, trastornos emocionales, que son detectados en un primer momento en la escuela. Si bien los maestros son los que detectan que algo sucede, no pueden saber de qué se trata ya que muchas veces son situaciones que irrumpen en la escuela y los sorprenden, desbordándolos. Es ahí donde tienen lugar las derivaciones escolares a distintos profesionales como pueden ser: psicólogos, psicopedagogos, pediatras con el objetivo de recibir algún tipo de orientación respecto de esas dificultades escolares o dificultades presentes en  niños en edad escolar.

La consulta temprana en Psicología suele ser de gran ayuda para poder ubicar de qué se trata esa dificultad, quedando como tarea del profesional el poder diferenciar aquellos casos en que es realmente necesaria la intervención profesional debido a la presencia de algún desorden emocional y aquellos casos en que tal vez las dificultades escolares son reflejo del momento histórico cultural que atraviesa la sociedad y por lo tanto la institución escolar en su complejidad como parte de la cultura. Esto último requiere de una reflexión que tal vez pueda ser retomada en otro artículo.